Saltar al contenido

Psicología del Trading: 3 claves para dominar tus emociones

psicología del trading

Como en cualquier disciplina, existen dos componentes que están bajo nuestra mano. El primero es la preparación y los conocimientos que tenemos sobre la materia. El segundo está relacionado con nuestros estados mentales y la forma que tenemos de lidiar con ciertas situaciones límite. No importa qué tan preparados estemos para hacer un examen o practicar un deporte. Si no estamos equilibrados y centrados psicológicamente será prácticamente imposible actuar con éxito.

El control de las emociones es una habilidad tremendamente útil en muchos aspectos de nuestro día a día. Las inversiones, y más concretamente el trading, pueden llegar a ser actividades de riesgo. Te pueden provocar un increíble y súbito torrente de emociones, que van desde el miedo a la felicidad extrema.

El principal componente que provoca este estado emocional, es el riesgo que se toma cuando llevamos a cabo nuestras operaciones. Ya sea que las realices con el estilo de trading “day trading” (abriendo y cerrando las operaciones en el mismo día), o bien “swing trading” (operaciones que pueden permanecer abiertas varios días). Así pues, el control de nuestras emociones es totalmente indispensable para moverse en este ámbito.

Un mal día puede hacer que tomemos decisiones demasiado arriesgadas. Incluso provocar que el miedo a perder nos paralice de tal forma que no podamos abrir ninguna posición o nos retiremos antes de tiempo. De la misma forma, es igualmente importante controlar nuestras emociones positivas para no volvernos demasiado osados o tener una sobreconfianza irracional en nosotros mismos.

Las 3 claves para dominar tus emociones en el trading:

  1. Tener claro tu círculo de control: en el trading confluyen una gran cantidad de factores. Entre ellos se encuentran tu estado emocional, tus habilidades, tu sistema estratégico, y toda una serie de aspectos ambientales que no puedes controlar en absoluto. Éstos pueden influir enormemente en que tus operaciones tengan éxito o no. Una victoria puede deberse a una buena estrategia y unas circunstancias propicias. De la misma forma que un fallo puede deberse a una mala estrategia, circunstancias externas poco favorecedoras, o a una combinación de ambos factores. Un buen trader debe tener claro cuál es su círculo de control, es decir, cuáles son esos factores que está en su mano modificar o mejorar.
  2. Saber ganar y saber perder: estas son, sin duda, dos lecciones fundamentales para cualquier trader. No solamente debes saber lidiar con tus errores y fracasos sin desanimarte. También deberás saber cómo sobrellevar tus triunfos. Un seguido de buenas operaciones puede hacer que te confíes demasiado tomando riesgos innecesarios, que inevitablemente, te llevarán a cometer un error. De la misma forma que muchos fracasos pueden desanimarte, provocando que aparezca una de las emociones más peligrosas en el mundo del trading: el miedo. El trading es una actividad de riesgo y, si no sabemos sobrellevar estas emociones, es imposible lograr el éxito.
  3. Lidiar con el estrés: todo riesgo conlleva cierto nivel de estrés. Es algo natural y totalmente comprensible, pero no podemos dejar que esto nos afecte en nuestro día a día. Una de las situaciones más habituales es que nuevos traders se animen a probar suerte en este mundo por necesidades económicas. Si este es tu caso, y estás invirtiendo un dinero que no te puedes permitir el lujo de perder, te recomendamos que no lo hagas. Puedes entrar en unos niveles de estrés brutales. El estrés puede llegar a ser muy incapacitante, perjudicando tu mente y no dejándote pensar con claridad. Antes de entrar en este mundo, deberás tener claro a lo que te enfrentas y reflexionar acerca de si te merece la pena tomar ciertos riesgos.