Saltar al contenido

Cómo llevar un estilo de vida saludable

¿Qué se necesita para llevar un estilo de vida saludable?

vida saludable

Para muchos, esta pregunta se puede responder con “una dieta equilibrada y ejercicio”. Sin embargo, en los últimos años se ha demostrado que llevar un estilo de vida saludable conlleva más aspectos que sólo lo físico. Lograr un estilo de vida saludable es también dejar atrás los malos hábitos, el estrés y la inactividad. Entonces, ¿qué aspectos generales forman parte de una vida saludable?
Hábitos como dormir 7 a 8 horas al día, beber agua, reducir el consumo de alcohol y fumar, meditar, hacer ejercicio a diario, incluir más vegetales y frutas a la dieta, tomar descansos y tener una buena higiene personal, pueden sumar al objetivo de lograr el cuerpo soñado: sano (mental y físicamente), con un peso ideal y la suficiente vitalidad para sobrellevar las actividades del día a día.
Por ese motivo a continuación se abordarán los elementos que hay que seguir para lograr un estilo de vida saludable:

Alimentación equilibrada

alimentacion saludable

La alimentación es, por mucho, el pilar de una vida saludable. A la hora de llevar una vida más sana, siempre se recomienda cambiar la alimentación, pero ¿por qué? Una alimentación equilibrada, baja en grasas saturadas, sodio y químicos, dará como resultado un cuerpo más sano en todos los sentidos. Por tanto, el primer paso para comenzar a comer mejor es eliminar poco a poco aquellos alimentos que no son saludables.
La idea no es llevar una dieta estricta, porque a la larga puede causar estrés y un efecto rebote. Comenzar a sustituir alimentos por vegetales, golosinas por frutas peladas o incluso bebidas azucaradas por agua, será una forma de iniciar. Lo aconsejable es realizar una dieta que proporcione los nutrientes que necesita el cuerpo cada día, sin caer en excesos.
¿El resultado? A medida que se mejora la alimentación, el cuerpo estará más sano y la mente más activa. Por ende, realizar actividades físicas o mentales se convertirá en algo más satisfactorio gracias a la energía y vitalidad que el cuerpo está manifestando a través de la buena alimentación. Además, será posible quemar grasa mucho más rápido.


Perder peso con la alimentación


dieta saludable

Para bajar los niveles de grasa en el cuerpo (y con ello disminuir el peso o mantenerlo), lo importante es mantener un déficit calórico en el que se disminuya las calorías que necesita el cuerpo cada día y se limite la alimentación a los nutrientes necesarios, reduciendo el consumo de grasas saturadas, comidas con conservantes y exceso de sal, bebidas azucaradas, entre otros.


Ejercicio moderado

actividad física


Junto a una alimentación equilibrada es necesario incluir una rutina de ejercicio moderado. Si no se practica ningún deporte de forma profesional, la forma más rápida y sencilla de comenzar a incluir ejercicio a la rutina diaria es duplicando la actividad física realizada. Ya sea caminar unos 30 minutos, no pasar tantas horas sentado frente a un ordenador, hacer estiramientos al despertar por las mañanas o incluso realizar tareas domésticas de limpieza en las que el cuerpo deba moverse.
A medida que las necesidades del cuerpo aumenten, se puede incluir rutinas de ejercicios cardiovasculares para mejorar la oxigenación y el flujo sanguíneo del cuerpo. Además, como un bono extra: al sudar, se libera toxinas, por lo tanto, es una manera de quemar calorías y endurecer los músculos.
¿Consejo? Realizar una actividad física que permita liberar el estrés, ya sea bailar, correr o caminar, ir en bicicleta o incluso hacer clases de yoga o pilates. De ese modo es posible tonificar los músculos, relajar el cuerpo, mejorar el estado emocional y hasta bajar los niveles de colesterol en el organismo.
Y si se desea ganar masa muscular, acompañar las rutinas de alto impacto con una alimentación adecuada para ganar peso.


Descanso adecuado


habitos de vida saludable

Dormir 6 horas como mínimo debe ser la regla para esos días pesados, pero para el día a día, lo ideal es dormir entre 7 a 8 horas ininterrumpidas. Al dormir, el cuerpo aprovecha para recuperarse de todas las actividades realizadas durante el día. Por esto, es importante dormir en óptimas condiciones y garantizar que el sueño sea de calidad. Dormir bien no sólo es importante para que el cuerpo se recupere de las actividades diarias, sino que reduce el estrés ocasionado por la rutina, algo que potencia la recuperación física.
Hay que tener en cuenta que para descansar bien es necesario tomar medidas. Para ello, no debemos usar el teléfono media hora antes de dormir, no dormir con las luces encendidas, dormir sobre un colchón en buenas condiciones, tomar una ducha caliente para relajar los músculos antes de dormir, entre otras medidas que pueda preparar el cuerpo y la mente para el estado de reposo.


Mejorar la higiene


estilo de vida

Aunque parezca innecesario, mejorar la higiene personal y de los alrededores puede ser de gran ayuda para mejorar el estado de ánimo de una persona. Si ésta mantiene buenos hábitos de higiene también evita enfermedades de la piel y cualquier afección similar, además, al mantener limpio cada espacio de la vivienda no hay cabida para gérmenes, bacterias, hongos, polvo y moho.
Limpiar los alrededores da una sensación de bienestar que ayuda a mejorar el ánimo y tener una mejor aptitud para realizar actividades en casa. Como por ejemplo: hacer ejercicio, cocinar saludable o incluso trabajar.


Salud mental


comer sano

Cuidar de la salud mental no solo ayuda a prevenir enfermedades como la depresión, sino a mejorar el estado de ánimo de una persona. Esto hace que esta sea más activa y propensa a tener hábitos sanos, como hacer ejercicio, comer bien, evitar los excesos, entre otros.
Por ello se recomienda realizar actividades en grupo en la medida de lo posible como socializar o en casos extremos, acudir a una terapia profesional para solucionar el problema. Al mejorar la salud mental, la persona tiene una visión más optimista y activa. Esto impulsará su motivación para llevar una vida sana y lograr objetivos como perder peso y mejorar su imagen.
Realizar actividades recreativas también ayuda a disminuir la tensión de la rutina y mejorar el estado de ánimo. Y es que al realizar actividades recreativas es posible liberar endorfinas, una sustancia que ayuda a reducir la sensación de desequilibrio emocional y mejorar la sensación de bienestar.


Conclusión


En conclusión, llevar un estilo de vida saludable requiere de disciplina, amor propio y una buena actitud. Todo cambio realizado, por mínimo que sea, es un paso hacia una vida saludable. Y si el objetivo es perder peso, al llevar una rutina activa, con una dieta y nutrición a base de frutas y vegetales, es posible alcanzar los objetivos en menos tiempo del que se esperaría.
Aunque tampoco hay que dejar de lado otros aspectos: como el estrés y la salud mental. Las personas que sufren de estrés elevado o que descuidan su salud mental, son más propensas a tener hábitos alimenticios erróneos. Esto complica la tarea de perder o mantener el peso.
Por ello, si el objetivo es cambiar el estilo de vida actual por uno saludable, es necesario cuidar todos los aspectos posibles: alimentación y nutrición, salud mental, emociones, hábitos de trabajo y hasta el contenido consumido. De esa forma, la tarea de lograr una vida sana se convertirá en un estilo de vida.

Y para finalizar, si quieres asesoramiento personalizado para alcanzar tu mejor versión, puedes visitar el siguiente enlace y tendrás acceso a un TEST NUTRICIONAL GRATUITO que dará inicio a la carrera hacia tu peso objetivo!