Saltar al contenido

¿Qué es el Emprendimiento?

emprender

Hay un famoso dicho de Meister Eckhart que dice: “Y de repente sabes que es hora de comenzar algo nuevo y confiar en la magia de los nuevos comienzos”. Y se adapta al Año Nuevo como un guante porque doce meses son suficientes para cansar a cualquier ser humano y hacer que desees rendirte. Pero… luego viene el milagro de nuevos comienzos y renovadas esperanzas.

¿Realmente puedes enseñar a alguien cómo ser un empresario efectivo? Este tema ha sido una fuente de debate entre académicos y empresarios experimentados durante mucho tiempo.

Independientemente de su posición, la demanda de desarrollo de habilidades empresariales y educación ha seguido aumentando en los últimos 30 años, con muchas universidades y colegios universitarios respondiendo a la llamada.

Por poner un ejemplo, en España, la tasa de actividad emprendedora, ha aumentado del 5,2% al 6.2% con respecto al año anterior, teniendo en cuenta que se miden sólo las incitativas con menos de 3,5 años de vida en el mercado.

Muchas escuelas también invierten fuertemente en la construcción de instalaciones de vanguardia para sus estudiantes, con la participación de los programas de incubadoras asociados a universidades que alcanzan un nivel récord del 42 por ciento, según el Índice IMPACT 2016 de la Asociación Internacional de Innovación Empresarial.

emprender

Tras analizar a cientos de emprendedores (exitosos y no) en un entorno académico y profesional, y de haber leído entrevistas de emprendedores ultra exitosos, estamos viendo evidencias que sugieren que el emprendimiento puede aprenderse, y hemos identificado tres habilidades y aptitudes principales que hacen un empresario exitoso: persistencia, capacidad de evaluar el riesgo y adaptabilidad.

El origen del emprendedor

Primero, disipemos el mito de que sólo algunos de nosotros nacemos con el gen emprendedor. Nuestra curiosidad por el mundo comienza desde el momento en que aprendemos a gatear, y nuestro deseo de crear sólo crece a partir del día en que aprendemos a hacer macarrones en el preescolar. Para las mentes de la ingeniería futura, esto podría comenzar con desarmar y reconstruir aparatos electrónicos en casa y, para los futuros conferenciantes, una actuación en el patio trasero con sus personajes favoritos.

Con el apoyo y refuerzo adecuados, se puede ver a cada niño mostrando los rasgos de un futuro empresario. Dado que nuestra propensión a desarrollar nuestra experiencia empresarial desde una edad temprana hasta la edad adulta es más un factor de nuestro entorno que nuestra predisposición genética, podemos inferir con confianza que sí, de hecho, todos nacemos empresarios.

Sin embargo, el simple hecho de nacer con estos rasgos no garantiza el “éxito” en su sentido tradicional: tener poder, dinero y / o influencia. ¿Qué podemos hacer para aprender o, más bien, volver a aprender las habilidades y aptitudes antes mencionadas que contribuyen a un empresario exitoso?

emprender

El arte de ser persistente

En ventas, una de las primeras cosas que aprendes es que “no” no siempre significa “no”. Por lo general, es el momento equivocado, el cliente objetivo equivocado o una mala comunicación de la propuesta de valor.

La única forma de encontrar ese primer “sí” verdadero es intentarlo continuamente y ajustar su enfoque hasta que todo se alinee.

La mayoría de los empresarios fracasan porque no duran lo suficiente como para descubrir un modelo que funcione. Hemos visto de primera mano cómo la persistencia de los empresarios que han trabajado en sus negocios durante años e incluso décadas puede convertirse en un éxito.

El éxito consiste en ir de un fracaso a otro sin perder el entusiasmo“. -Winston Churchill

Sentirse cómodo con la persistencia requiere práctica, y puede comenzar a hacerlo realizando micro-acciones con las que sea más fácil comprometerse.

Imagina que sales a comer a un restaurante con tu amigo y no estás contento con la comida. Si eres el tipo de persona que se avergüenza cuando tu amigo les devuelve la comida cuando ésta no es de su agrado, intenta replantear tu pensamiento. Estás pagando un importe por salir a comer en lugar de cocinar, y tu amigo eligió este restaurante de entre todas las otras opciones que podría haber elegido. Un restaurante realmente sólo se beneficia cuando obtienen un cliente leal que repite asiduamente. Quieren que disfrutes tu experiencia y los recomiendes a tus amigos, por lo que deberías sentirte justificado al pedir una comida diferente.

Cuando comience a tomar pequeñas acciones, reconocerá que la persistencia realmente funciona. Con cada pequeña ganancia, es más probable que aplique el mismo enfoque en otras áreas de su vida, especialmente en una empresa en la que está trabajando arduamente para despegar.

Entendiendo el Riesgo Real vs. el Percibido

Parte de aprender a ser persistente es aprender a comprender y evaluar el riesgo. Los emprendedores exitosos no son mejores en tomar riesgos que la persona promedio. Aprenden a comprender rápidamente si una decisión tiene el potencial de acabar en un resultado realmente negativo o si es sólo una duda que debe ser superada.

Tomemos como ejemplo las redes. Te encuentras con alguien en una conferencia o en un evento de la industria, pero cuando te sientas al día siguiente para enviar un seguimiento te sientes vencido por el temor al rechazo y te preocupas por el riesgo de molestar a esa persona, lo que resulta en la inacción.

Ten en cuenta el riesgo real de seguimiento. Es posible que no respondan o que te digan que no están interesados ​​en este momento, un resultado que en realidad no tiene un impacto real en tu vida. Sin embargo, la posible recompensa es que establezcas una conexión significativa con alguien que realmente haya disfrutado de conocerte, creando un vínculo que podría generar oportunidades de negocios e incluso amistades, algo que se perdería por completo si decidieras no realizar un seguimiento.

emprender

Ser ignorado después de un seguimiento es sólo un riesgo percibido porque no te pasará nada si alcanzas y obtienes un “no”.

Una analogía similar se puede hacer con un emprendedor realizando inversiones. Pedirle a un inversor 1,000,000 € no es un riesgo, aunque parezca mucho dinero. Es su trabajo evaluar si la inversión vale la pena, y si crees en ti mismo y en tu capacidad para ejecutar una idea, debes creer que su dinero es mejor invertido contigo ante otro fundador que podría gastarlo todo en 18 meses.

Aprendiendo a ser adaptable

Simplemente ser más adaptable puede ayudarte a lidiar con muchas de las enormes dificultades que la vida te presenta, pero es especialmente crucial para alguien que está construyendo algo completamente nuevo. Emprender no es una tarea fácil. No puedes saber si cada paso que darás será el correcto, por lo que tienes que aprender a probar continuamente cosas nuevas y ajustar el rumbo a medida que avanzas.

La adaptabilidad a menudo va de la mano de la capacidad de coaching porque necesitas poder sintetizar los consejos que recibes y luego actuar de acuerdo con ellos. Cuando vemos nuevos fundadores que están luchando pero que siguen ignorando los consejos de empresarios experimentados, que nunca intentan nada nuevo, sabemos que su progreso será muy lento o inexistente.

Muchos empresarios encuentran esto inherentemente difícil de hacer. La adaptabilidad no parece ser una habilidad que se pueda aprender, pero se puede adquirir si primero te das cuenta de su ausencia.

¿Te encuentras constantemente rechazando las nuevas ideas de socios o empleados sin darles ninguna consideración? Cambia tu respuesta por defecto a  un “sí”, incluso si eso significa que puedas fallar. La posibilidad de fallar con cualquier experimento es muy poco probable que provoque un fracaso completo.

Otra forma de hacerlo es exponerse a las perspectivas de otras personas leyendo más o consumiendo contenido con opiniones diferentes a las tuyas. Una vez que veas la evidencia del éxito de las ideas en la competencia, es más probable que ajustes las tuyas.

Aprender a ser un empresario efectivo es como dominar cualquier habilidad nueva. Se aprende mejor a emprender tomando acción, y debes estar dispuesto a poner las cosas en práctica con consistencia y enfoque. La pregunta que debes hacerte no es si se puede aprender el espíritu empresarial, sino más bien si es algo que realmente deseas para tí mismo. Si crees que la respuesta es “sí”, te lo debes a ti mismo para averiguarlo.

¿Cómo emprender un negocio?

Como ya hemos mencionado anteriormente, emprender un negocio no es algo sencillo. Si aún así estás decidido a  convertirte en un emprendedor, debes tener algunos aspectos bien claros para no fallar en el intento. A continuación te damos unas pautas básicas para conseguirlo:

  • Pautas para iniciar un negocio.

Emprender un negocio no va a ser fácil, y nada te va a garantizar que vaya a ser un éxito. Pero si lo empiezas con sentido y con responsabilidad, seguro que vas a tener más opciones de lograr tus objetivos.

  • Idea de negocio.

Para empezar todo negocio, hay que concretar una idea sobre la que construir nuestro proyecto. Es lo que se denomina “idea de negocio”. Para ello debes innovar y buscar un producto o servicio que no exista, o bien mejorar alguno ya existente. Siempre hay que tener en cuenta que necesidades puedes cubrir de tu público objetivo. potencial.

  • Viabilidad de tu proyecto.

Antes de iniciar tu proyecto debes estudiar la viabilidad de éste ya que, por muy buena que sea una idea, si ésta no te resulta rentable económicamente no vale la pena invertir tiempo y dinero en desarrollarla. Para ello te recomendamos que antes estudies muy bien y al detalle la competencia que existe en el sector que decidas, y valores si tú podrás mejorarlos. Es también muy importante conocer a tu cliente potencial al que irá dirigido tu producto y/o servicio.

  • Fuentes de financiación.

Este punto es uno de los más importantes a la hora de emprender tu negocio. Puedes haber estudiando muy bien los anteriores, pero si no dispones del capital necesario para invertir en tu proyecto no conseguirás tu objetivo. Puedes optar por la financiación bancaria, el crowdfunding o el business angel, entre otras.

  • Constitución de la empresa.

Para finalizar nos queda la constitución legal de la empresa. Hay que adaptarla a la legislación vigente para que se tenga constancia de su existencia. Nuestro consejo es dejar estos trámites administrativos en manos de profesionales expertos, que ya están acostumbrados a ello y nos ahorrarán mucho tiempo y dolores de cabeza.

¿Qué negocio emprender?

No es la intención de este artículo hacer una relación de todos los tipos o ideas de emprendimiento. No existe una lista cerrada ya que el límite está en la imaginación del emprendedor. El mundo empresarial está en constante evolución y seguro que en unos años el negocio más rentable aún está por descubrir.

Si así lo pedís, podemos hacer otro artículo con ideas para emprender, pero por ahora cabe destacar que lo primero es escoger si queremos emprender un negocio online o físico. Aunque los criterios para escoger uno u otro son los mismos que hemos expuesto anteriormente, la diferencia radica en hacerlo basado únicamente en internet o bien hacerlo en un establecimiento físico. Aunque los principios del emprendimiento son los mismos en ambos, si nos decantamos por uno u otro, toda la preparación previa a su constitución será obviamente diferente.

A modo de introducción y como una primera aproximación, podemos basar nuestras ideas de emprendimiento en negocios basados en la gastronomía, en negocios de manualidades, negocios relacionados con el mundo de la belleza, en el mundo educativo, en el ámbito deportivo, o bien en ideas de negocios por internet, entre muchas otras.

Esperamos que este artículo te haya aportado toda la información que estabas buscando y te haya resultado de utilidad!

Lecturas relacionadas