Saltar al contenido

La relajación y los beneficios en tu salud

relajación y reiki

 

Hay días tan pero tan difíciles y agitados que evitar el agotamiento físico y mental resulta una tarea casi imposible. Pero, cuando el estrés o el cansancio se convierten en un problema recurrente, tu salud se compromete.

Ante tal panorama, las terapias de relajación resultan una alternativa fácil, práctica, funcional y bastante eficiente, por lo que son cada vez más las personas que acuden a ellas para garantizar el propio bienestar.

¿Estás al borde del colapso por un mal día en casa o en el trabajo?Entonces, la práctica de la relajación podría mejorar categóricamente tu alma, mente y organismo y, por consiguiente, tu calidad de vida.

A continuación, te presentamos algunas de las ventajas que te dejará este método para tu salud:

Reduce cualquier riesgo de problemas cardiovasculares:
Los ejercicios de relajación suelen ser importantes, ya que disminuyen cualquier riesgo de enfermedades cardíacas o cadiovasculares. La respiración profunda y pausada impide que el ritmo cardíaco se acelere. Muchos han coincidido en que la técnica los ha ayudado a mejorar su calidad de vida.

Permite que tus músculos se relajen:
Las técnicas de relajación son particularmente necesarias para evitar dolores musculares a causa del estrés o el cansancio. Poner en práctica ejercicios de relajación ayuda a reducir de forma considerable los dolores del cuerpo.

Te ponen de buen humor:
Estar descansado y relajado, definitivamente, te pondrá de muy buen humor. El método de la relajación, tan efectivo y tan utilizado por muchos hoy en día, hace que olvides por unas horas aquellos problemas que causan estrés, dando paso al disfrute de cada momento a plenitud.

Ya no sufrirás de insomnio:
Quizás algunos problemas no te permiten conciliar el sueño durante las noches. Entonces, recomendamos algunas técnicas de relajación que contribuirán con más horas de sueños placenteros. Después de un buen descanso, seguramente despertarás al día siguiente con buen ánimo y mucha energía.

Evitarás respuestas emocionales no tan deseadas:
Cuando te sientes estresado, por lo general tiendes a responder a ciertos estímulos con ira, llanto, estrés y mucha ansiedad, las cuales podrían acarrear ciertos inconvenientes. Las terapias de relajación ayudan a controlar algunos comportamientos asociados al cansancio.

Energía, optimismo y concentración:
Por supuesto que someterte a este tipo de métodos te brinda mucha mayor energía, verás la vida con actitud positiva y, según los expertos, incide de forma positiva en la concentración. Si te olvidas por un momento de los problemas que causan estrés, verás la vida de forma diferente.

Contra los dolores y otras enfermedades:
¡Buenas noticias! Cuando te sientes estresado tiendes a padecer de dolores de cabeza, diarrea y malestar en el estómago. Una buena terapia de relajación no sólo te ayuda a sanar estos males, sinó que te hace una persona más resistente a ellos.

¿Cuáles son las técnicas más utilizadas?

Es muy importante que logres convertir cada una de las técnicas que mostraremos a continuación en una rutina, pues de esa manera obtendrás mejores resultados:

Respiración profunda
Es uno de los procesos más fáciles, pues se trata básicamente de inhalar aire puro de forma lenta hasta sentir que tu estómago está lento. Luego, ve soltando poco a poco el aire hasta sentir que los músculos del abdomen se contraen.

Atención plena:
En esta, se emplean técnicas de la meditación. El objetivo es que puedas concentrarte sólo en el presente teniendo conocimiento pleno de las cosas que te rodean.

Técnica de Jacobson:
También es un proceso sencillo de realizar. Los expertos dicen que primero deberás descansar los músculos, para luego liberar la mente de energía negativa. Con ciertos movimientos, deberás tensar y relajar los músculos.

Poner en práctica las técnicas de relajación implica estar en un lugar tranquilo, donde te sientas cómodo. La iluminación y el sonido serán fundamentales, así que tienen que ser agradables y que no logren perturbar tu concentración.