Saltar al contenido

Cambia tu mente para cambiar tu vida

mente

¿Quién es la persona con la que más conversas durante el día?

Para algunos es su pareja, hijos, amigos. Pero si piensas un poco, te darás cuenta que la persona con la que más hablamos es con nosotros mismos.

Ataques de pánico, miedos, depresión, obesidad, estrés y otros padecimientos son consecuencia de la forma de vida que llevamos en la actualidad. Los muchos compromisos diarios a veces no nos dejan espacio para sentarnos y pensar cómo nos estamos tratando.

Si ves una botella con un símbolo de calavera ¿Te la tomas? ¡NO! Pero sí somos capaces de intoxicarnos con recurrentes frases negativas que afectan al sistema digestivo y nervioso, entre muchos otros elementos y que perjudican nuestro ser.

De acuerdo a los estudios las personas caminan por la vida con dos sistemas, a referencia la explica la entrenadora en inteligencia emocional, Margarita Pasos:

Un entrenador interno: Aquellas personas que se despiertan y agradecen todo lo que tienen, miran la realidad de forma positiva. “Tantas personas sin comida y tengo estos alimentos en mi mesa”, “Yo sí puedo”, “Confío en que todo saldrá bien”, “Hay que disfrutar cada instante”.

Un crítico interno: Son fatalistas, absolutistas, nunca o nada. “Siempre me regaña mi madre”, “Mi marido nunca me escucha”, “Por qué me sale todo mal”.

El diálogo interno es la base de las emociones, salud, éxito y fracaso.

¿Qué hacer para cambiarlo?

  1. Modifica las frases negativas. Si tienes miedo que te vaya mal en un examen, repítete a ti mismo que sí puedes, que es posible y que estás preparado.
  2. Cambiar los pensamientos negativos por pensamientos positivos. Por ejemplo, si te escuchas diciendo que estás cansado, estresado y fatigado, mientras estás esperando el autobús puedes responderte y pensar: Voy a aprovechar este momento para relajarme y leer.
  3. Ver los deberes como oportunidades. Es distinto pensar en que “debo ir a trabajar” a “tengo la oportunidad de tener un trabajo”. Y piensa en cuántas personas darían lo que fuera por tener un ingreso económico.

Pasos para eliminar los pensamientos negativos:

1- Escribe lo que estás pensando. Los pensamientos negativos son automáticos y una manera de detectarlos es plasmarlos en papel. “Mis amigos nunca me ayudan” por ejemplo. Eso es lo que puede mantener malhumorado a un alumno.

2- Aparta la emoción y revísala desde una perspectiva objetiva. El alumno puede cuestionar el hecho y llegar a la conclusión que ha sido él quien no le ha explicado a los amigos que necesita ayuda. Además que ellos están en sus propios asuntos, entre otros.

3- Cambia ese pensamiento por uno positivo que te sienta bien. “Mis amigos muchas veces me han apoyado, tienen virtudes y estoy agradecido por tenerlos”.

Agradecer, pensar que alguien va a ayudarte, confiar en el Universo, dar gracias por las bendiciones, son algunos sencillos trucos para comenzar a modificar los pensamientos.

¿Crees que necesitas más?

Es frecuente conocer a muchas personas que son prósperas y abundantes. Desde nuestra perspectiva consideramos que lo tienen todo. Sin embargo, se sienten tristes e infelices y hasta se suicidan, ¿qué pasa en estos casos? Si las personas no valoran en su interior sus bendiciones, entonces son inexistentes.

Recuerda, “tu mundo exterior es un reflejo de tu mundo interior”, es una frase que representa cómo la forma en que nos hablamos a nosotros mismos crea nuestra realidad.

Así como no consumimos alimentos dañinos, tenemos que estar alerta a no alimentar pensamientos negativos. Por ello, hay que cuidar con mimo los pensamientos. Todo empieza en la manera en que te explicas la realidad. La felicidad no llegará cuando tengas ese mejor trabajo, casa o pareja, es mucho más sencillo, al cambiar tu pensamiento hacia lo positivo podrás cambiar tu mente y tener una nueva vida.